CONFLICTOS TECNOLOGICOS

Los conflictos tecnológicos son los malentendidos, venganzas, desencuentros, manipulación, celos, envidias y todo tipo de estas “hermosuras” que  se dan en el uso de la comunicación tecnológica.

Tecnologia

No preguntar, dar por hecho, no responder en su momento con honestidad, juzgar por las apariencias, ver lo que no es, no ver lo que es y un sinfín de actitudes por el estilo provocan rupturas, desengaños y conflictos.

Al vivir tan deprisa y estar en una comunicación constante, no nos permitimos pararnos a observar el momento, el contexto en el que nos encontramos y considerar cual es la respuesta más adecuada para no  generar conflicto o malentendidos. Aún así, siempre habrá disparidad de pareceres, pues cada uno interpreta la realidad según su forma de ver. Pero al menos nosotros habremos puesto nuestra mejor intención y no habremos reaccionado por inercia.

También ha provocado una especie de espionaje en el que se controla al otro, porque estas aplicaciones lo permiten poniendo a disposición del usuario esta posibilidad. Por supuesto esta tendencia ya estaba primero en el ser humano y estas tecnologías solo se prestan a ello.

De esta manera personas con tendencia al control entran en el sufrimiento innecesario de seguir los movimientos de otros. Algunos te exigen incluso explicaciones de tus actos como si no tuvieses derecho a tu Libertad. Pero es cierto que se detectan las más pintorescas mentiras a través de estos medios que dejan al descubierto incongruencias y deshonestidad.

Todo cuanto nos rodea solo nos muestra como podemos ser mejores personas y a veces es más fácil ser honesto y sencillo que andar dando una imagen con mil máscaras puestas de títere que al final van a caer por su propio peso. No hay mayor descanso que ser auténtico.

Producen también un reclamo de atención obsesivo que te hace estar hablando con mil personas mientras ignoras a la que tienes delante. Este es un curioso efecto que puede producir celos del propio “aparato” y finalmente una incomunicación real.

Dejas de prestar atención al momento, a cuanto te rodea, mientras participas en una realidad virtual que te llena pero a la vez te aisla.

No menos importante es cuando producen entrar en comparativas de “quien tiene el aparato más envidiable” pero esto ocurre con todo tipo de objetos. La comparativa forma parte también del ser humano.

Como todo, la solución está en no dejar que las cosas te controlen sino ejercer una atención plena y equilibrio sobre ellas para que no nos dominen.