CRECER CON SOPORTE

Qué importante es la familia! crecer con un soporte bien estructurado que te dé apoyo, comprensión, compañía y asesoramiento. Qué distinto es el desarrollo de las personas y lo que hacen con sus vidas, en función del tipo de familia que han tenido durante su infancia y adolescencia.

Familia1Igual que un arbolillo que va creciendo bien o mal atendido, tendremos personas que una vez crecidas dejarán ver su “bajeza y sus torsiones” interiores o su dirección “alta y robusta”. Qué distintos los caminos que se escogen según hayas sido acompañado en el buen discernimiento, la educación y el respeto, o bien en el abandono, el abuso, el mal ejemplo y la indiferencia. Un periodo relativamente corto y que sin embargo marca una diferencia abismal para el resto de tu vida y un efecto dominó que se extiende por generaciones.

Nuestras familias nos aportan los aprendizajes que necesitamos, los desafíos que hemos pactado superar, los conflictos que están por cerrar y de ahí tantas familias desestructuradas, kármicas, que son tierra seca y difícil como para que haya un crecimiento sano. Son la prueba de fuego, el último examen de curso, la entrevista de trabajo a superar, tras lo cual podrás graduarte en autosuperación personal.

De ahí la importancia de intentar crecer sin doblarte, pese a las tempestades, la tierra que pises, los seres que te invadan o las manos que te destrocen. Al no tener un buen soporte será difícil, será como caminar por aguas pantanosas sintiendo que te hundes a cada paso o bien desarrollarás formas caprichosas de ser y estar en el mundo como enredaderas o bosques invasivos dejados de la mano.

Pero quien tiene una familia equilibrada, que nutre y que Ama, tiene un verdadero tesoro que le alimentará para el resto de su vida aunque no estén ya presentes.

Es algo que se aprende: valores, actitudes, hábitos, expresión de emociones, afecto, autocontrol, empatía y motivación.

Cuando las familias aceptan desarrollar estas habilidades, aceptan crecer para un bien mayor.