DEPRESION

Me imaginaba envejeciendo a su lado, podía verme ya en la casa que estábamos construyendo, con lo hijos que íbamos a tener y feliz para el resto de mi vida. Pero un día después de muchos años juntos “se fue a comprar tabaco y no volvió”.

DEP

Esta es mi historia más triste, pero como ésta hay muchas otras historias que pueden hacer que caigamos en una depresión profunda donde la vida ya no tiene sentido por el duro e inesperado golpe recibido. A veces, incluso puede no haber una causa aparente sino un desasosiego, una falta de ánimo para vivir, para seguir adelante, sin motivo alguno que pueda explicar estos sentimientos. No sabes que te ocurre, solo que echas algo en falta, estás confuso, melancólico, inapetente, dolido y desesperado.

Lloraba y lloraba sin parar, no podía hacer otra cosa. Todo había dejado de tener sentido para mí. Perdí la confianza en mi misma al ver que el mundo que me había forjado se derrumbaba en un instante. Los pensamientos negativos me invadieron a sus anchas y con ellos las emociones más densas como la tristeza y las ganas de morir. Al producirme un impacto tan tremendo perdí la capacidad de autocontrol para poder recobrarme con pensamientos positivos y emociones más livianas. Me abandoné y cuanto más lo hacía más me alejaba de poder recobrar mi Bienestar.

Así que mi vida no mejoraba y muy al contrario, todo parecía empeorar. Seguía creando en mi realidad historias que reflejaban como me sentía por dentro, por lo que solo conocía personas y vivía sucesos que confirmaban lo desgraciada que era.

Solo cuando decidí que deseaba salir de esa desesperación, cuando controlé mis pensamientos, los cambié por otros que me hacían sentir mejor y busqué el sentirme bien con las pequeñas cosas de cada día, logré ir remontando mi sentir hasta lograr estar bien la mayor parte del tiempo. A partir de ese momento solo cosas mejores venían a mí porque ya no prestaba atención al malestar sino a todo aquello que pudiera ayudarme a estar mejor.

Nadie excepto tú mismo puede hacerte sentirte bien porque solo tú tienes el poder dentro de ti para cambiar tus pensamientos y que las emociones de Bienestar puedan comenzar a atraer hacia ti la satisfacción, la paz interior y los efectos positivos. Una vez que lo decidas, verás que también hay muchas cosas a tu alrededor que puedes utilizar como herramientas para volver a tu equilibrio y alegría de vivir.