PERDONAR

El perdón es un proceso que requiere tiempo, dedicación e intención.

PerdonPrimero debe ir pasando un tiempo determinado para que los sucesos y las emociones se vayan asentando y elaborando lentamente, como en una digestión. En ese tiempo dedicarse a aprender la manera de ir perdonando poco a poco, a través de la comprensión, para lograr la aceptación y por encima de todo tener la intención clara de decidir perdonar para el bien de uno mismo y el de todos.

Perdonar es necesario para recuperar el Bienestar perdido y así impedir que el veneno de la rabia, la ira y los pensamientos negativos se apoderen de nosotros y se irradien por nuestra vida.

Cada persona que “te hizo algo” tiene su propia Verdad sobre lo que ocurrió y en su Verdad, su forma de ver las cosas, seguramente se justifica a si mismo por lo que hizo, pues para esa persona tenía un sentido propio e importante.  Al sentirte perjudicado y herido, no comprendes su visión sino solo la tuya, con lo que te cierras en un comportamiento de rechazarle, apartarle y despreciarle hasta que logras superar tus emociones negativas.

Aunque al principio es normal tener una reacción de dolor y rechazo, con el tiempo esa actitud debe ir dando paso a otra más sana donde trasciendas lo ocurrido y pongas al amor por encima del odio, a la aceptación por delante del rencor.

No hacerlo solo muestra que no te has autoevaluado y corregido tu forma de pensar, ni tu sentir, que no has sabido sobreponerte a la experiencia traumática.

Nadie está aquí para hacerte daño, los demás solo van a lo suyo y por su camino. Si te pones por delante y no les dejas pasar te pisan o te empujan, eso es todo. A veces un empujón con muy mala gana, eso es cierto, pero solo es que estabas en medio.

Decide ahora mismo sentirte aliviado de la carga del rencor y ponte manos a ello. Tu Bienestar es más importante que la otra persona o lo que hizo.

Recuerda siempre que el odio es un veneno que te impide Sentirte Bien.