ENFERMEDAD

En mi caso todo comenzó de niña con dolores de garganta que expresaban mi dificultad de tragar la conducta agresiva de mi padre, la constante crítica negativa de mi madre, el maltrato y falta de amor. Todo ello acompañado de fiebres altas, como ira y rabia, por no poder defenderme.

salud

Al crecer con el mismo patrón, la enfermedad se convirtió en un problema que se repetía con parejas y amigos. Sus abusos, sus agravios, me llevaron a desear eliminarme para dejar de ser la diana de tanta gente y el sistema inmunológico me obedeció estrangulando mi creatividad, mi aliento de vida, mi tiroides. La comunicación era de odio hacia mi misma y hacia todo lo que me dañaba. Terminaron cortándome el cuello literalmente, al estilo matanza, para poder extraer el tiroides. Mucha angustia, pena y emociones no expresadas por miedo, un gran sentimiento de estar ahogada por la vida, desesperación y contrariedad, incapacidad de expresar lo que soy. Eso es lo que estaba latente en mi interior gritando por sanarse.

Así se desarrolla una enfermedad desde su estado latente, no visible, hasta su manifestación como síntoma y como puede llegar a cronificarse.

Como mi caso hay uno por cada síntoma y enfermedad que, si lo atiendes y comprendes, puedes sanarlo y desbloquearlo para que se libere.

Es muy sencillo aprender el lenguaje del cuerpo, la expresión del síntoma, para que prevengas la enfermedad y vayas desarrollando un modo de vida saludable que te permita mantener tu equilibrio natural y para que cuando se desequilibre puedas restablecerlo lo antes posible.

Dejar que se presente la enfermedad y que cronifique es algo que no es necesario padecer. Elige tu salud para siempre, decide comunicarte con tu cuerpo y atender su mensaje. Puedes ahorrarte mucho sufrimiento si lo haces y en su lugar sentirás un Bienestar constante. Tendrás conocimiento y comprensión de las causas de tus males, de cómo los creaste para que puedas hacerte consciente y sanarlos.

Por qué conformarse con ocuparse irremediablemente de los síntomas si puedes erradicarlos desde su causa? Por qué esperar a que se manifiesten por otras vías en lugar de atraparlos en su primera forma de expresión? Y si ya están ahí, por que no escuchar lo que te están queriendo decir?