FOBIA SOCIAL

El miedo a la gente te va calando lentamente como una lluvia húmeda, fría y ácida. Los constantes juicios, humillaciones, hostilidades, rechazos, traiciones y críticas pueden ir erosionándote hasta perder completamente la confianza incondicional con la que todo ser nace. Entonces los pensamientos positivos hacia ti mismo y hacia otros van sustituyéndose por sentimientos de inseguridad, ansiedad, angustia, paranoia y malestar ante la idea de participar en algún acto social o interactuar con otras personas.

El temor a ser presa de juicios negativos por parte de los demás va alejándote de toda posibilidad de relacionarte de forma equilibrada y en su lugar va apoderándose de ti el aislamiento para mantener tu seguridad e integridad.

PRUEBA2Ya desde pequeña conocí dentro del seno familiar las constantes críticas, maltrato y abusos de autoridad. Mi disposición altruista y afable hizo que en el colegio una amiguita me tomara por objeto para moverme tiránicamente a su antojo. Una estrategia de unión con otras amigas hizo posible que me liberase de aquella tirana. En el instituto volví a experimentar humillaciones por parte de algunos amigos, lo que se denomina Bulling y en esta ocasión lo superé afrontándolo con autoestima y comunicándoselo a un adulto. De nuevo en algunos trabajos fui objeto de críticas, burlas y rechazos pues juzgar parece en las empresas todo un deporte estimulado y apreciado por todos. Recuerdo el gran aprendizaje que obtuve trabajando de recepcionista sobre este tema humano, ya que al estar tras un mostrador eres una especie de observador que ve desarrollarse todo el drama a tu alrededor como mero testigo, comprendiendo que todo es como un teatro al que en realidad no sirve de nada darle tanta importancia.

Mantener constantes pensamientos negativos de ineptitud, minusvaloración y miedo al juicio aumenta la fobia. Por tanto, sustituirlos por nuevos pensamientos positivos de confianza, valoración, amor, bondad, fortaleza y valentía, cambiar tú perspectiva, tu manera de percibir, tu sentir al afrontar las situaciones sociales, desarrollar tus habilidades sociales, ejercer el autocontrol de la ansiedad y los síntomas físicos e ir exponiéndote de manera gradual, según te vayas sintiendo mejor, a las situaciones que temes, es la manera de ir desactivando el temor e ir acercándote al Bienestar en toda situación.

Algunas personas se comportan como verdaderos mounstruos que amenazan con hacerte sentir muy mal, otras solo imponen con su presencia pero recuerda que se hacen más grandes y amenazantes si les estás alimentando con tu miedo. Decide amarte y confiar en ti.