HOMOFOBIA

Acusar y condenar a gente, dando por hecho como enfermedad su condición de persona con derecho de nacimiento a expresarse libremente en el Amor, es simplemente ignorancia, miedo a lo desconocido y a lo diferente.

Homofobia1La homosexualidad no es una enfermedad, acusar a personas de estar enfermas por serlo es lo que muestra ignorancia y desequilibrio. Personas con influencia y autoridad no deberían estar participando en promover y propagar estas ideas, pues por la historia ya sabemos que por muy inteligentes que sean las personas, pueden caer en hacer daño al prójimo solo por defender ideas obsesivas de las que otros les convencen.

He conocido a gente que se dedicaba por hobbie a dar palizas en sus ratos libres a personas distintas a ellos, al considerarlos inferiores o no aceptados. Muchos lo hacían por tradición familiar, como quien sigue un equipo de futbol determinado o vota siempre a un mismo partido, sin cuestionarse si eso era un comportamiento adecuado o desequilibrado. De esta forma no podían abrir sus mentes ni sus corazones a nuevos conceptos, ideas, consideraciones sobre el mundo que les rodea y sus gentes.

Hay un trasfondo psicológico en el rechazo de razas, sexos, clases sociales, y mucho de ello tiene que ver con anteriores vidas, Ley de Causa y Efecto, pactos antes de nacer y aprendizajes personales, porque en algunos casos, ellos fueron anteriormente el tipo de personas a quienes ahora rechazan. Es decir, están rechazando una parte de sí mismos que pide a gritos ser sanada.

Pero comprender esto no quiere decir que se permita que continúe cualquier clase de discriminación, pues hacia lo que todos debemos caminar es hacia un mundo tolerante, respetuoso, participativo, incluyente y fraternal.

Cuando la ciencia avance y las ideas se expandan, sabremos que hay muchos tipos de Seres, con distintos sexos, formas, colores, maneras de amarse y que la diversidad no es algo de lo que defenderse sino de lo que aprender.

Para algunos, pensar que la homosexualidad es una enfermedad viene de la idea de relatos religiosos, donde se transmiten creencias basadas en conocimientos limitantes llenos de prejuicios. Toda la historia está por revisar y si estás odiando por una idea que luego se descubre que no era tal, es cuando te vas a sentir mal si has cometido un mal pensamiento, sentimiento o acto contra alguien haciéndole sufrir, pues por eso tu Conciencia si que te va a evaluar. Si odias no puedes amar y si no amas entonces solo puedes tener temor.

Pregúntate por qué no lo aceptas, que hay detrás de ello para sanar: tema familiar, personal, cultural, falta de información o vidas anteriores y podrás liberar tu juicio y tu miedo ilógico.