LA FAMILIA

La familia es un sistema y como tal todo conflicto que acontece en ella debe ser considerado desde la interrelación entre todos los miembros. Cada evento significativo de la vida como un nacimiento, boda, separación, disputa, enfermedad, muerte, herencias, provoca un efecto en todo el sistema familiar alterando de alguna manera a cada miembro que la forma.

FCada sistema familiar está constituido por un grupo de creencias, ideologías, pensamientos, sentimientos, comportamientos, roles, actitudes, preferencias y aversiones que van pasando de generación en generación de forma consciente e inconsciente haciendo más fuerte el sentido de pertenencia.

De esta forma, cualquier acontecimiento que se desata en la familia, sea de la condición que sea, pone en marcha una serie de pulsiones y mecanismos latentes que se remontan hasta los antepasados. Es como en el ajedrez, con cada movimiento alguien gana o pierde, avanza o retrocede.

De ahí esas frases de “tu abuelo nunca hubiese hecho o dicho tal cosa” que muchos padres sentencian sobre sus hijos o “eres igual que tu padre” en tono despectivo cuando una madre tiene aún conflicto latente con lo que fue su marido o esa otra de “nosotros siempre hemos sido contrarios a…” marcando claramente lo que no se está dispuesto a admitir y que tal esa de “si tu madre levantara la cabeza” condenando lo que estás haciendo o siendo. Todo pura intimidación para que no seas león sino oveja, metida en el mismo redil de siempre sin que entren aires nuevos a la familia.

Pero los tiempos van empujando por si solos al cambio y son muchos sucesos nuevos los que tienen que ir afrontando estos sistemas familiares, como por ejemplo parejas del mismo sexo, parejas de distinta cultura, separación de matrimonios, hijos “que se salen de la norma”, aumento en la libertad de ser de las mujeres, niños de conciencia despierta, en fin, la lista es interminable afortunadamente. Esto requiere de una apertura por parte del sistema familiar para que comience a integrarse una nueva identidad de grupo que sea más permisiva y que se adapte a los acontecimientos que vayan ocurriendo, para que no se generen conflictos que puedan quedar enquistados con el paso de los años, para que los desencuentros, las  decisiones no muy acertadas de algún miembro o los traumas puedan encontrar una vía de negociación, resolución y darle una salida emocional.

Por ello es importante que las familias cuenten con un conocimiento básico sobre como comunicarse, empatizar y ponerse en el lugar del otro, saber escuchar, colaborar, gestionar conflictos, expresar y manejar las emociones, llegar a acuerdos y hacer una toma de decisiones adecuada.

Para que se mantenga el Bienestar tiene que haber una relación donde  nadie pierda para que otro tenga que ganar sino donde todos ganen.