LA MALDAD

Todos queremos amar y ser amados. El Amor es parte de nuestra naturaleza y cuando se expresa y se recibe todo es bondad. Pero algunas personalidades han sido desde muy temprano y de forma insistente tan  ultrajadas, tan heridas, tan abusadas, tan confundidas, que han dejado de sentir el Amor y entonces, en ausencia del Amor, puede aflorar lo que llamamos “maldad”.

MALEn los programas de rehabilitación y de integración he estado con personas que habían cometido delitos, personas que ya no tenían nada que perder, algunas ya solo esperaban la muerte anunciada por sus toxicomanías. Todos ellos, en el fondo, eran como niños asustados deseando ser perdonados por sus “travesuras”, por sus errores, por sus malas decisiones pasadas. Ya no había marcha atrás, lo hecho hecho estaba y les había traído sus consecuencias, pero siempre, en lo más profundo de si mismos, anhelaban una nueva oportunidad, ser tenidos en cuenta por lo que eran y no por lo que hacían, por sus sueños, sus dones, sus alegrías y sus tristezas.

Hablar de corregir la maldad en las personas es hablar de devolverles el amor que perdieron dentro de si mismos y la confianza que perdieron en los demás, hacerles sentir un mundo más amable donde sean tenidos en cuenta con respeto, cariño y comprensión.

Solo es tristeza condensada, ira contenida, rabia sin expresar, odio imprimido, impotencia comprimida, un grito de auxilio de dolor profundo y ausencia de Amor. Todas estas emociones contenidas tienen un nivel de energía atómico que cuando sale explota y causa destrozos impredecibles.

La maldad siempre se termina destruyendo a si misma, aunque antes se lleve a todos por delante al final se autodestuye. Los actos cometidos se van quedando impresos en una parte de nuestro interior y consumen por dentro incluso a los que parecen no tener cargo de conciencia.

Este conocimiento puede hacer que reflexiones sobre ti mismo antes de seguir alimentando esa personalidad nociva que solo está gritando por Amar y ser Amada. Y que bello se vuelve el mundo entonces si así lo eliges.