MANICOMIOS

Nadie tiene derecho a privar de su Libertad a otra persona y mucho menos a apoyarse en la teoría de que es por su bien, pues nadie tiene un criterio final sobre las cosas.

Manicomio-improvisacion-teatral

Toda hipótesis experimental puede ser refutada por una nueva. Ante un experimento que muestra unos resultados, hay otros tantos que muestran resultados que lo contradicen o que son diferentes. Nada es absoluto en la ciencia, todo es potencial y está dentro de un campo de posibilidades. Por lo tanto, no se puede diagnosticar de forma absoluta a nadie y mucho menos etiquetar para hacerse con el control de la misma y así tener rienda suelta para aplicarle “perrerías”.

En nombre del Bienestar emocional se lleva encerrando a gente en “prisiones de salud” desde hace siglos, haciendo de esta manera felices a “maquiavélicos” de toda índole con posiciones de poder, que han visto el semáforo en verde para acampar a sus anchas en el territorio de la salud mental y hacer sus estragos saliendo impunes de ellos.

Aún recuerdo mi cara de asombro cuando en mi primer curso de psicodiagnóstico me dieron test que consideraban siempre a ciertas razas como inferiores. También los había para que la mujer siempre quedara por debajo de la media. Estaban hechos ya con ese propósito final. Por supuesto, en mi vida los he utilizado.

Es necesario que toda persona tenga conocimiento de que se utilizan estas instituciones para controlar lo que parece incontrolable socialmente. Es una visión negativa de la persona que no está considerando en ningún momento el potencial creativo de la misma, su forma de expresión única, su derecho a ser tratado dignamente, con respeto, con cariño, consideración y valor por lo que es.

Lo único que tienen estas instituciones es una visión limitada del ser humano que no quiere aceptar su diversidad, su alma, su divinidad, su energía, su transpersonalidad y multipersonalidad como algo natural e innato que no debe ser corregido sino potenciado y guiado adecuadamente para que no se desequilibre y pueda aportar su genialidad.

Nadie debe ser encerrado, maltratado, usurpado de su Libertad de Ser. Lo que hay que hacer en su lugar es seguir desarrollando una ciencia que avance para salir ya del “oscurantismo”, que algunos se empeñan en mantener hasta la eternidad, y sustituirlo por una ciencia Humanitaria de verdad.