PENSAMIENTO POSITIVO

Creamos en nuestra vida lo que pensamos. Este conocimiento nos hace ser conscientes de la importancia de mantener pensamientos lo más positivos posibles para permanecer en un estado natural de Bienestar.

El pensamiento positivo ha de convertirse en un modo de vida habitual en nosotros para que nuestra realidad empiece a plasmar Creaciones óptimas.

PPPensar positivamente puede comenzar con no hacer juicios de valor, de esta manera mantenemos nuestros pensamientos neutros como un buen punto de partida. Después iremos poco a poco desarrollando el hábito de “pensar bien”.

Un pensamiento positivo es aquel que me hace sentir bien, me produce alegría o satisfacción, con el que me siento en calma o en paz. Siempre produce que mi poder personal aumente.

Todas las enfermedades están provocadas por un pensamiento-emoción determinado que mantenemos insistentemente y que no está alineado con nuestra naturaleza interior.

En cada momento tienes la posibilidad de escoger qué tipo de pensamiento aceptar como Verdad para ti y con ello estás marcando una diferencia en lo que después te acontecerá. Si eliges pensar bien solo lo mejor puede suceder. Si eliges pensar negativamente sentirás por tu experiencia que lo que produce no lo deseas más o aceptarás que tú lo Creaste así y que por tanto ahora lo puedes cambiar.

Hemos sido programados, condicionados  por nuestras familias, conocidos, escuelas, organismos, medios de comunicación y otras fuentes, de forma consciente e inconsciente, a tener determinados pensamientos respecto a todas las cosas y con ellos a adquirir ciertas creencias y actitudes hacia ellas. Pero si nos paramos a reflexionar sobre cada pensamiento que tengamos, nos podemos dar cuenta de que muchos nos han sido impuestos y los hemos aceptado como nuestra Verdad, cuando no los sentíamos así en un principio antes de que nos influyeran en qué pensar.

Tener una actitud mental positiva no quiere decir negar o reprimir nuestras emociones, no atender a los pensamientos negativos que nos surjan, sino amablemente observarlos, sentirlos y dejarlos marchar, decidiendo elegir el pensamiento y sentir que me lleve de nuevo al Bienestar, al equilibrio emocional, mental y corporal.