RELAJACION

Cuando estamos angustiados, nerviosos o simplemente tras un intenso periodo de actividad, ciertos músculos del cuerpo están tensos. La tensión reduce nuestra capacidad para disfrutar de la vida, para  adaptarnos a ella.

Los animales alternan de forma instintiva momentos de tensión con momentos de relajación pero al ser humano se le ha olvidado como hacerlo.

Necesitamos aprender y practicar el arte de relajarse para mantener nuestro Bienestar.

Relajacion

Se puede disminuir esta tensión de forma natural a través de la técnica de la Relajación practicada de una manera regular. Identificar los músculos que están tensos nos ayuda a aprender a relajarlos. De esta forma, la relajación nos permite ejercer el autocontrol ante una situación que nos produce ansiedad. Si no nos autocontrolamos buscamos formas artificiales de hacerlo como son el tabaco, el alcohol o las pastillas.

Hay diferentes métodos para relajarse: la relajación de Schultz, la de Jacobson, la de Alexander, Método Silva, bioenergética, yoga, Tai-Chí, Chi-Kung, deporte, meditación, visualización, musicoterapia,  arteterapia en sus diversas formas, risoterapia, aromaterapia, hidroterapia, masaje, naturaleza, silencio y quietud…

Con las técnicas de relajación uno se siente bien casi inmediatamente. Producen que el cerebro emita mayor cantidad de ondas Alfa y Theta que son las que indican un estado de armonía.

Lo primero y más importante para relajarse es atender a nuestra respiración. Para que los pulmones se llenen bien de aire hay que respirar con el diafragma (músculo que separa el torax y la cavidad abdominal) y hacerlo rítmicamente para que no sea ni muy rápido ni muy despacio.

Al estar cuerpo, mente y emociones interconectadas la relajación física afectará a las demás y viceversa.

En estado de relajación la creatividad aumenta, los problemas se resuelven mejor, hay mayor claridad mental, mejor toma de decisiones, el cuerpo está equilibrado y en armonía y las emociones son positivas.