SISTEMAS CONTROL

Los sistemas de control manejan conocimientos sobre el control mental, emocional y comportamental y se sirven de ellos para fines como reclutar, adoctrinar y utilizar a las personas como sirvientes.

control y manipulacion mentalPara ello, primero te quitan tu identidad, luego te adoctrinan y por último te dan la nueva identidad que les conviene a ellos. Así quedas dividido en dos personalidades o más.

Todo sistema de control tiene unas características comunes que, si conocemos, podemos evitar.

A modo general para que ningún sistema te controle:

Estar informado, indagar, cuestionar, sentir, pensar por ti mismo y no dar por hecho nada.

Evitar bloquearse, sentirse confuso, desorientado y obnubilado.

Permanecer anclado en el momento presente, siendo consciente de las cosas, mantener la mente unificada (pensar, sentir y actuar acorde con tus Verdades).

No sucumbir con miedo, ansiedad o preocupación ante el hambre, fatiga, tensión, amenazas o sugestiones.

No repetir constantemente algo que te piden hacer, copiar, reflejar u obedecer ciegamente.

Cuidarse de no tener puntos débiles como adicciones a drogas, alcohol, sexo, juego, estrés, fobias, traumas no resueltos que están reprimidos, enfermedades o carencias. En estos casos serás fácil de manipular.

No sobrecargar tus sentidos con demasiada estimulación.

Nunca permitir sentirse como dividido, disociado, como por ejemplo sintiendo amor-odio, caricias-maltrato o atención-indiferencia. Unificar tus sentimientos.

No sentirse indefenso, vulnerable, no digno, sin valor personal, víctima, asustado, no apto, inferior, perdido, con miedo a otros o aislado.

Es importante tener sentido de seguridad.

Sentirte siempre tú mismo, mostrarte libremente de forma espontánea.

No hacer cosas que no harías si no intentaras complacer.

Que puedas desobedecer a reglas y costumbres si quieres sin presión grupal.

Vigilar no tener una actitud autómata, carente de sentimientos, compasión y empatía.

No permitir la privación de los sentidos, aislamiento, humillación, vigilancia, utilización, las labores forzosas sirviendo a otros sin quererlo hacer o que otros tomen decisiones por ti.

Hablar siempre tu verdad tranquila y claramente sin importar la aprobación de los demás o lo que haga la mayoría de la gente.

Comportarte como sientas de forma espontánea y natural.

No actuar irreflexivamente movido por una emoción, pensar primero y reflexiona si hay alguna cosa que no encaja en lo que se te muestra.

Las imágenes traumáticas que se te muestran constantemente hacen que tu cerebro se disocie para no sufrir. Disociarte es el fin de quien te controla.

Mirar quién está detrás de cada personaje, quien es realmente por lo que hace antes de darle toda tu credibilidad. Mira que no haya intereses por detrás.

Es más fácil manipular y controlar a alguien cuando está agotado o confuso.

Nunca creer que el dolor es placer.

No vivir como en trance, en automático. Prestar atención a lo que se hace.

Creer en ti, en tu fuerza y tu poder mental. Es algo que se subvalora.

Armonizar todo en tu pensar, sentir y actuar.

Recordar que siempre eres responsable de tus acciones y no excusa que te las ordene alguien.

Que nadie controle lo que vistes, comes, duermes, haces, hablas, trabajas, tus cosas o tu dinero.

No permitir que se te ocupe todo tu tiempo haciendo cosas que te pidan.

Ser libre para disfrutar de ti, de lo que te hace Sentir Bien.

No permitir que te castiguen y premien tus conductas condicionándote.

Que no cambie tu forma de expresarte a un lenguaje que se te imponga sutilmente.

No permitir separaciones del tipo nosotros-ellos, superior-inferior, elegidos-no elegidos, dentro-fuera, mejores-peores…

No negar, racionalizar o justificar las acciones del líder o del grupo por que sí.

Cuidarse de que no te manejen por medio de la culpa o el miedo. Miedo a marcharse de un grupo, a no ser aceptado, a no pertenecer a algo, a no ser capaz de sobrevivir.

Informarse bien de otras formas de ver las cosas, otros puntos de vista.

El que controla da poca información y filtrada, adaptada o confusa.

Una persona bajo control habla como autómata, con mirada perdida y lenguaje que no es habitual en su manera de ser.

Una persona libre habla de manera natural, espontánea, con humor, relajada, amistosa, clara, directa y con contacto visual normal.

Es necesario sacar a la luz tus experiencias y emociones negativas para poder procesarlas. Evitar hacerlo te divide por dentro.

No sentirse obligado a tomar una decisión rápida. Pedir que te aclaren lo que no entiendas bien las veces que sea necesario. Mostrar tranquilamente desacuerdo si así lo sientes.

Cuidarse de los halagos falsos, regalos para luego pedirte favores y comprometerte.

Nunca decirse nada contra uno mismo ni tratarse mal.

Recordar que la manipulación es sutil e inconsciente. Presta atención.