SUGESTION

Se creó la necesidad de hablar en todo momento y lugar para crear el móvil y creímos que esa necesidad era cierta. Se creó la televisión para hacer creer que estar informados de la “realidad” y entretenidos era imprescindible, para no dejar espacio a uno mismo, a nuestras relaciones y al silencio, y la hicimos la referencia de lo que es incuestionable. Se creó un sistema de vida conveniente para grandes intereses y lo hicimos nuestro modo de vida.

SugDe esta forma nos sugestionamos a creer como ciertas aquellas Verdades que se nos han impuesto repitiéndonoslas hasta la saciedad, invadiéndonos con ellas y dándoles por nuestra parte crédito.

Cuando trabajaba en televisión me di cuenta de lo fácilmente sugestionables que somos. Cualquier noticia que se seleccionaba por tener una naturaleza muy impactante producía tal sugestión entre la audiencia que no consideraban que otras opciones fuesen igualmente posibles. La daban por cierta solo por proceder de la pantalla, por venir de un medio de comunicación.

Pero siempre existían varias versiones de un mismo hecho, varias elecciones. Cuando se emitía la noticia impactante la audiencia subía y cuando se emitía la menos dramática la audiencia bajaba. Luego, era un hecho constatable que la gente quería “carnaza”. Lo que más audiencia producía era los asuntos de dinero o poder, el sexo y la violencia. Por el contrario, todos aquellos programas sobre naturaleza, educativos o positivos, eran a la larga desestimados porque los veía muy poca gente y no compensaba porque no podían meterle los anuncios que permitían los ingresos.

La sugestión hace que percibamos un mundo inducido y lo defendamos a capa y espada en lugar de abrirnos a ideas, perspectivas o conceptos nuevos, experimentados por nosotros mismos y que por tanto forman parte de nuestra propia Verdad.

La sugestión nos hace comportarnos como perros salivando cuando se nos muestra el limón igual que en los experimentos sobre el condicionamiento de Paulov. Y se han creado infinitud de limones apetitosos para que no tengamos otra opción que la de salivar por ellos.

Pero si quieres puedes salirte del “circo” en cualquier momento y autosugestionarte con lo que realmente sea tu propio limón, lo que te haga Sentir Bien y sea tu Verdad. Como siempre tu decides.