TRABAJOS BASURA

He tenido la gran oportunidad de participar en un variado número de trabajos basura que me han mostrado todo lo que no deseo ser como trabajador y desde luego como persona.

T

Para empezar diré que estos trabajos son alienantes, en el sentido de que pretenden que funciones como una máquina sin considerar para nada tu individualidad, tus necesidades y tu derecho de ser libre.

En estos trabajos se habla de productividad pero en realidad es pura esclavitud un poco maquillada.

Lo importante es que conozcas el hecho de que a la larga van produciendo unos efectos en ti que te van cambiando como persona. Generan los típicos roles de chivato, chivo espiatorio, pelota, listillo, acosador… que no son más que papeles que se desarrollan inconscientemente para defenderse ante el medio y avanzar en él.

En ellos se alienta la competitividad en lugar de la coperación, se alimenta el ego de jefecillos y otros cargos permitiendo su abuso sobre los subordinados, se premia el peloteo y el chivateo, se desarrolla el deporte de poner la zancadilla al que te puede pisar el puesto. Se te espía, se te encajona y se te marca cual becerro. El cotilleo y el juicio se extienden como fuego bajo la presión. Los salarios son de risa y las condiciones laborales precarias. Han sustituido el látigo por el castigo sutil y psicológico.

La verdad es que cuando sales de estos trabajos basura ves lo absurdos que son, pero muchas personas no salen y continúan por necesidad, supervivencia, ego, miedo o simplemente por experimentación, costumbre e ignorancia.

En estos trabajos la moral y los valores son algo irrisorio. No solo todo vale para desarrollar tu labor sino también para relacionarte con tus compañeros y con los clientes o usuarios. Entonces empiezas a ver como normal hacer cosas que en tu estado libre quizás no harías.

Muchas enfermedades se desarrollan en estos ambientes y muchos conflictos internos y externos también, pero la gente sigue ahí soportándolos como si fuesen algo que no pueden cambiar con su actitud.

Somos, cada uno de nosotros, los responsables del mundo que creamos y este tipo de trabajos los estamos permitiendo entre todos al sentirlos como lo que tiene que ser y no puede ser cambiado, al colaborar con la falta de valores y el abuso.

Si quieres puedes elegir hacer de tu trabajo un lugar donde se coopere, se trate a todos como iguales, con respeto y consideración, se tengan en cuenta las necesidades de cada uno, se permita potenciar las virtudes y capacidades innatas y se te escuche como alguien que tiene cosas importantes que aportar.

Examina si el trabajo te está cambiando tu manera de ser, sobre todo si no te está haciendo una mejor persona, si no sientes Bienestar en él y dedícate a  hacer lo que amas y a amar lo que haces porque lo más importante es que te sientas bien.