VEJEZ

Vamos envejeciendo cuando morimos a la ilusión de vivir, cuando aceptamos como “nuestra Verdad” que no nos valemos por nosotros mismos, que estamos limitados, que envejecer es Vejez 4sinónimo de enfermedad, pasividad y atiborrarse de pastillas, que ya no somos válidos para la sociedad, que somos algo así como un estorbo, que ya no producimos. Creencias impuestas por una sociedad en decadencia, donde solo parece válida la juventud  y la productividad.

Cuando la persona mayor realmente disminuye sus capacidades funcionales, entonces el resto de la sociedad ha de sustentarle, animarle, respetarle, proveerle de ayudas y abrazarle, para que siga sintiendo su valor como persona dentro de la comunidad Humana.

La vejez es el momento de aprovechar el tiempo libre ayudando a otros, de aportar la sabiduría acumulada durante la vida, de disfrutar del ocio, de reflexionar en esos momentos de soledad y silencio, de compartir todo lo que se tiene acumulado, aquello de lo que pronto tendrá uno que desprenderse.

Una persona mayor es un Héroe, que ha sobrevivido a mil y una batallas de su vida y del mundo que le rodea. Llega cansado pero no rendido, tocado por muchas heridas pero no vencido. Llega sabiendo muchas cosas que calla y otras muchas que enseña. Llega con una experiencia de vida a sus espaldas que le sirve de guía. Ha llegado superando obstáculos, limitaciones, enemigos, campos de batalla y derrotas. Ha llegado donde otros se quedaron a medio camino. Es un Héroe de la vida y un aprendiz ante la muerte que se le avecina.

Ha de lidiar con muchas cosas pero eso no le hace menos, no es un mero cuerpo, es un Ser intacto dentro de un abrigo curtido. Trátalo con respeto y con cariño, abrázale si lo necesita y si es difícil de tratar, ayúdale a sanar y sobrellevar los desequilibrios que la vida le ha dejado como secuelas. Pero no le aparques como coche viejo en el desguace, no le abandones nunca, pues bajo la carcasa desdibujada se esconde un motor potente que aún ruge con identidad propia. Recuerda siempre que mañana el viejo serás tú. Trátale como te gustaría que te tratasen.

La vejez significa vivir las cosas sencillas de la vida, aceptándola tal y como es, aceptándose tal y como se es.